CEBOLLA

Al igual que el ajo, coniene azufre. También es una excelente fuente de flavonoides, minerales y microminerales, vitamina C y vitaminas B. Las cebollas estimulan el apetito ya que promueven la secreción de jugos gástricos. La fibra que proporcinan protege la mucosa que reviste el estómago. Las cebollas poseen poriedades diuréticas, antibacterianas y antiinflamatorias, y actúan como expectorantes y alivian el dolor. Su consumo periódico permite reducir la presión arterial elevada, evita los coágulos sanguíneos y ataca y destruye los radicales libres. Esto reduce el riesgo de ataques cardíacos, infartos y enfermedades coronarias. También disminuye los niveles perjudiciales de lípidos en sangre, tales como el colesterol; este es otro de los beneficios para el sistema cardiovascular. Reducen además la glucosa en sangre. A pesar de que las cebollas retiene la mayoría de sus ingredientes activos incluso cuando se las cocina o fríe, es mejor ingerirlas crudas para asegurar que no se destruya ninguna de sus valiosas vitaminas. En caso de utilizarla para prevenir o tratar ciertas afecciones, deben consumirse aproximadamente 55g de cobolla cruda por día para obtener beneficios óptimos. Simplemente puede agregarse media cebolla a la dieta, ya sea sola y picada, o agregada en ensaladas, salsas o platos de verduras.

TIPS

aceite acidez ácido úrico acné afrodisíacos aftas agotamiento albúmina alergia alzheimer amenorrea aminoácidos analgésico anemia anginas anorexia ansiedad antibacteriano anticancerígeno antidepresivo antiinflamatorio antimicrobiano antioxidante antiséptico arenillas arteriosclerosis articulaciones artritis asma astenia astringente bazo belleza betacaroteno bronquitis bulimia cabello calambres cálculos calvicie cáncer cáncer de colon capilares catarros celiaquía celulitis ciática cicatrizante circulación cirrosis cistitis colesterol cólicos congestión conjuntivitis corazón d defensas depresión depurador desintoxicante diabetes diarrea diarreas digestivo dismenorrea diurético dolor dolores de cabeza eczemas edemas encías enérgetico equinácea escarlatina espasmos espermatorrea estimulante estómago estreñimiento estrés expectorante fatiga fiebre flebitis forúnculos frigidez garganta gárgaras gastroenteritis gastrointestinal gingivitis gluten gonorrea gota gripe hemorragias hemorroides hepático hepatitis heridas herpes hidratos hígado hipertemia hipertensión huesos humectante ictericia impotencia inapetencia indigestión infartos infección inflamación inmunoestimulante insomnio intestinal intoxicación jaquecas labios laxante leucorrea llagas lumbago mareos medicina alternativa menopausia minerales MORAS muscular nervios neumonia neurastenia obesidad oftalmías osteoporosis otitis palpitaciones parásitos piel potasio presión próstata proteínas pulmonía quemaduras radicales libres relajación renal resfríos reuma rinitis riñones sabañones salud natural sarampión sedante sinusitis suavidad tiña tiroides tos triglicéridos tuberculosis tumor úlcera úlceras uremia uretritis vaginismo várices verrugas vesícula vitamina vitamina b vitamina c vitamina e vómitos
Búsqueda personalizada